martes, octubre 18, 2005

desde mi objetivo............




Por Maria R.

EXCEPCIONALES MÚSICOS- NORMALES HOMBRES

Son las 15,30 de un día de otoño, estamos en la ciudad de Madrid y tenemos una cita con un grupo británico que ha llegado al final de la gira de promoción de su último disco.
Esta noche realizarán su última actuación y la coincidencia: nos han dado también su última entrevista.
Hace unos minutos hemos recibido una llamada que nos ha decepcionado. Después de haber preparado lo que pensábamos sería una estupenda grabación de video, los responsables de la discográfica nos han comunicado que no era posible; tan solo permiten la entrevista y las fotos.
Entramos en el salón N del Hotel Crowne de la plaza de España. Es un salón muy luminoso con grandes espacios y sofás. Al fondo veo a un hombre de aspecto menudo sentado en un gran sillón, al que está entrevistando un compañero. Es Kelly.
La última vez que le vi fue en el Hammersmith de Londres, a una distancia muy considerable. A los miles de espectadores que estábamos allí congregados nos puso la piel de gallina con su gran voz y con el sonido increíble de su guitarra. Hoy tiene un aspecto de alguien frágil y cansado.
Toda esa fragilidad desaparece al acercarme y soportar su intensa mirada. Es una mirada dura, profunda, que le hace parecer distante. Incluso se apoya en ella para marcar su liderazgo.
Llega el momento de la compensación a la negativa del video: les podremos entrevistar a los tres juntos (hasta ese momento, las entrevistas que estaban realizando los compañeros eran por separado).
Nos presentan. Vuelvo a apreciar esa mirada profunda y dura de Kelly que contrasta con la de Javier, dulce, risueña y un poco tímida, y sin duda distinta de la de Richard que da la imagen de ser alguien a quien todo esto le aburre. Lo que él quiere es que llegue la hora del concierto y hacer lo que de verdad sabe.
Están agotados. Se aprecia el cansancio de la gira, de las 82 actuaciones por todo el mundo, pero son muy cordiales, muy cálidos y están muy dispuestos a que la entrevista tenga un tono distendido. Se interesan por el país de nacimiento del periodista, por ese gran acento con el que se dirige a ellos, y comienzan a conversar más como personas que aman y disfrutan de la música que como grandes mitos.
Durante toda la entrevista, a pesar de la fragilidad de los cuerpos de Kelly y de Javier, la personalidad intensa de Kelly le hace parecer un gran hombre, acrecentado por el estilo que demuestra Javier al quedarse siempre en un segundo plano, dejando todo el protagonismo a su líder.
Nos permitieron que les entrevistásemos durante más minutos de los acordados. Nadie miró el reloj, tan solo la cortesía del periodista puso fin a la entrevista.
Creo que es una gran entrevista, que deja constancia que STEREOPHONICS está formado por tres enormes músicos, que disfrutan con la conversación, con inquietudes muy comunes y sobre todo que son artistas que no van de estrellas, aún cuando iluminan con su música el ánimo de los que les siguen.